Las reglas del pensamiento positivo

jobline-blog (5)
0

Estas reglas tan simples pueden resultar de mucha ayuda a la hora de conseguir lo que te propongas.

Todos sabemos que un entorno feliz siempre ayuda a efectuar nuestras actividades de mejor forma. Cualquier cosa que realizamos, está regida por el espacio, el ambiente, las personas con las que nos relacionamos, y sobre todo, las decisiones que tomamos.

Son siete reglas de oro, que sin duda ningún profesionista puede perder de vista.

1 Realizar ejercicio: La actividad física es igual de buena que cualquier droga o antidepresivo. Treinta minutos de ejercicio diario liberan el estrés y mejoran el ánimo. El ejercicio ayuda a despejar la mente. Necesitamos tener la mente despejada para ser creativos, y por lo tanto, exitosos.

2 Se asertivo: Ser asertivo ayuda a mejorar la autoestima, lo que permitirá eventualmente estar mejor contigo mismo y formará tu carácter. Si se practica, el individuo llega a la toma de decisiones de manera rápida y precisa. Es cuestión de práctica.

3 Es mejor gastar el dinero en experiencias, no en cosas:  La gente más feliz invierte su dinero en viajes, cursos y clases.

4 Enfrenta los retos: Entre más asuntos postergues, más estrés se acumulará en tu interior, lo que provocará una desviación de tu objetivo más grande.

5 Se amable con otras personas y tómalas en cuenta:  Si practicas esto constantemente, no solamente los demás tendrán una mejor opinión de ti (que te abrirá nuevas puertas), sino que te sentirás mejor contigo mismo.

6 Cuida tu postura:  Sentirse bien con nuestra postura y nuestros gestos ayuda a ser entendidos mejor por los demás y a que nuestra opinión sea tomada más en cuenta.

7 Arréglate: Sal al mundo y define quien eres en verdad. La primera impresión siempre cuenta. Los demás siempre notarán la presencia de alguien que usa un buen traje y se siente bien con él. Si tus palabras y pensamientos demuestran quien eres, ¿por qué tu aspecto debería quedarse atrás?

Todo está en nuestra mente, solo es cuestión de ponerlo en práctica y atreverse a salir de la zona de confort, para ir en busca de algo mucho más grande: controlar nuestra mente y enfocarla en la búsqueda y obtención de nuestra meta.

Déjanos un comentario

conectadoDebes publicar un comentario.